Al final del día, tenemos lo que merecemos…

Hoy revivo el dolor del pasado 1ro de julio, cuando la esperanza murió y el pueblo enfureció (en las redes sociales). Marchas, quejas y lloriqueos se escuchaban y leían por todo el DF.  ¡Que triste nuestra realidad política!

Hoy se reafirma la decadencia de nuestro país, una decadencia que nosotros definimos por ignorantes, por borregos.

Sin embargo, creo en México, creo en sus montañas, creo en su magia, en sus pueblos, creo en que algún día habrá libertad y sonrisas, progreso y gente con corazón.

 

Bien diría Silvio Rodriguez:

Si no creyera en la locura
de la garganta del sinsonte
si no creyera que en el monte
se esconde el trino y la pavura.
Si no creyera en la balanza
en la razón del equilibrio
si no creyera en el delirio
si no creyera en la esperanza.
Si no creyera en lo que agencio
si no creyera en mi camino
si no creyera en mi sonido
si no creyera en mi silencio.

Buscando fuerzas para seguir creyendo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s